Etiquetas

, , , , , ,

Me gustaría etenderme y conocerme mejor de lo poco que sé de mí misma. Es extraño que no sepa quién soy en realidad solo por confundir mi identidad con lo que piensan de mí. A ser verdad, odio ser la niña buena del cuento, odio ser la que da sin esperar… odio ser buena gente y salir con tantas cicatrices en el alma que ya no caben nuevas. Poco a poco se desvanece la presencia de mi verdadera yo. Esta despersonalización se ha convertido en mi cruz y mi condena, quedando atrapada en una realidad que no es la mía. ¡Necesito huir de esta tortura!

Necesito tantos cambios, en todo sentido, que ya no sé ni cómo comenzar a realizarlos. Me he cansado de mostrar un rostro que se asemeja al verdadero, y a la vez es tan diferente que me asusto de mi misma. Ese lado oscuro lucha a diario por salir, e intenta hacer quebrantarse a la presunta “inocencia” de la cual soy “dueña”. La oscuridad me cubre cada noche, y me seduce poco a poco para dejar salir mis secretos mejor escondidos. Me llaman las sombras de mis historias ocultas, esas que la luz jamás han visto.

He comenzado a sentir que merman mis muros de defensa y poco a poco se destruye esa burbuja de cristal que contiene mi lado oculto. No sería raro que algo lograse escaparse pronto y que deje salir a mi verdadera oscuridad tarde o temprano. No falta mucho para que caiga mi coraza rota en mil pedazos. Hasta ahora he logrado mantener esa imagen tan distinta que por un tiempo me perdí de mí misma. Ya me cansé de luchar con mis propias sombras, con mis fantasmas. Poco tiempo ha de quedar para que terminen por seducirme completamente y así baje la guardia… Solo poco queda para que esos cambios surjan del profundo abismo donde aguardaban cumpliendo condena de cadena perpetua…

Anuncios