Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Pensar en esa ocasión en que nuestras miradas se cruzaron… Esa ocasión en que coincidimos con sentimientos y en que mi alma anheló ese beso. Esos momentos en que estuvimos tan cerca, a la estrechez de un suspiro o una caricia, a la distancia de un beso, precisamente. Sentir una descarga recorrer cada centímetro de mi piel al recodar esos breves lapsos de tiempo en los que el mundo dejaba de existir y en los que hasta el suelo bajo mis pies era ausente.

Te encuentro, nuevamente, casi a diario, y no puedo evitar sentir que dejamos algo inconcluso. Me ves y hablas como si fuese cualquier otra persona, y mi corazón inicia una carrera que solo cede al verte cruzar de nuevo esa puerta e irte.

Ahora, solo verte me provoca una sonrisa, aunque mi alma siga anhelando esos besos que no acontecieron aquella noche… Y es que el simple hecho de una mirada tuya, me sumerge en los recuerdos, me lleva a navegar por tierras que han permanecido escondidas para mí desde siempre. Una sonrisa tuya me eleva por las nubes y me trae de vuelta en un instante, y ese roce cuando nos saludamos hace recorrer un toque de electricidad por todo mi cuerpo.

Pensar en que ya no quiero solo verte o solo encontrarte a diario, como a cualquier otra persona, sino más bien tenerte para mí, que sientas realmente por mí todo lo que provocas en mi ser. Ya no me conformo con ser espectadora de la película de nuestras vidas. Quiero ser protagonista y directora de escena de la misma… Quiero poder escribir esa historia contigo… Quiero ser entre tus brazos… Quiero ser tus sonrisas… Quiero ser para ti…

Anuncios