Etiquetas

, , , , ,

¿Puede acaso la ilusión que se crea a partir de los escritos de alguien más, provocar una explosión de sentimientos que se vuelven casi imposibles de describir? Supongo, que sí. He recorrido los blogs de algunas personas con quienes,de un modo u otro, se establece una relación autor-lector. Se forman lazos muy distintos a los que formamos con las personas con quienes nos relacionamos a diario, ya sea en nuestra casa, lugar de estudios o de trabajo.

Navegando por la red, he encontrado, sobre todo, un par de personas que tocan el corazón  de una manera más allá de lo ordinario. Bien dicen que “hay que tener cuidado con aquellos que les gusta escribir, pues tienen la capacidad de ‘enamorar’ sin siquiera tocarte”. No me refiero a ‘enamorar’ como la clásica concepción del amor ‘romántico’ que plantean las novelas, los cuantos de hadas o las películas. No. Yo intento describir, más bien, el tipo de enamoramiento hacia una cualidad, la forma en que algo capta tu atención, la capacidad de algo o alguien para sorprenderte haciéndote volar si siquiera despegar los pies de la tierra. Esa clase de enamoramiento se despierta en mi.

Puede ser que esas personas ya sepan que es a ellos a quienes me refiero, o quizás no. En un par de ocasiones he manifestado cuanto llego a identificarme de una u otra forma con lo que de sus mundos expresan por medio de palabras capaces de capturar el ‘corazón’ de una persona. Lo más increíble de todo es que las distancias terrestres entre esas personas y yo son inmensas, y por alguna razón hemos llegado a encontrarnos en el infinito mar del internet. Solo espero ser capaz de, alguna forma, lograr tocar el corazón de alguien a través de mis palabras, como en varias ocasiones ellos han hecho conmigo. Por ello, a estas personas les digo: ¡gracias!

Quizá, esta vez, no escribo algo como lo acostumbrado a leerse por acá, en mi pequeño ‘laberinto’. Sin embargo, es una parte de mi que necesitaba ser compartida. En fin, son solo ideas, solo unas cuantas palabras…

Anuncios