Etiquetas

, , , , , ,

Podría perderme en aquellos ojos verdes. Ojos de un tono que no puedo llamar más que “verde vida”. Esos ojos que con una mirada abren un paréntesis en el tiempo, provocando un cese en la existencia de todo lo que nos rodea. Solo una mirada y quedo navegando en la nada. Solo eso basta para vencer la fuerza de gravedad y sentirme tan liviana como el aire mismo.

Han logrado lo que nadie. Llegan y causan huracanes, terremotos y… ¡vaya una a saber cuántos más desastres naturales! Esos ojos alborotan todos mis sistemas, destruyendo y reorganizando – al mismo tiempo – todo mi mundo.  Una mirada es capaz de desnudarme el alma, ver a través de mi y descubrir hasta el secreto más profundamente escondido en mi psique.

Y no es que no tenga qué ofrecer a esos ojos, pues les daría mi propia luz para que ese destello se intensifique. Le daría un amor de esos que son para toda la vida, no los pasajeros que resultan de juguete. Complementaría mi psique con el alma tras esos ojos, en un intento por dejar de ser dos y fundirnos en un solo ser. Cantaría las más dulces melodías. Escribiría los versos más complejos que describan lo vivido. Me atrevería a escribir las historias más audaces, coloreadas con retazos de los sueños más absurdos y extraordinarios que jamás haya tenido.

En fin… Son, precisamente, esos ojos con los que iluminaría mis noches y pintaría el alba de mis días. Y, sin dudarlo, me dejaría pintar, con ellos, todos los rincones del alma.

Anuncios