¡Libetad! ¡Corazón, libertad!

De este sitio déjame salir.

Hoy le he visto y ni cuenta se ha dado,

no percibe que existo yo aquí.


Corazón, me estás torturando,

por quererle con tanta pasión.

Corazón, estoy agonizando,

poco a poco perdiendo la razón.


¿Es que acaso no tengo salida

de ésta cárcel de  locura y pena ?

ten piedad de mí, Corazón,

antes que esta noche salga la luna llena…


Y sé que no le he debido querer,

pues le conozco mejor que ayer.

Y sé que no le he debido amar,

pues a otra su corazón va a entregar…


Es así que llego a comprender,

que esto un sueño, tan solo fue…

Anuncios