Corazón que estás presto a sentir,

te aceleras al verle llegar.

Dime cómo podré confesar

que a él siempre pertenecerás…

 

En mi pecho tu fuerte latir,

simula un fuerte deseo de salir,

y entregarte por completo al varón,

que te ha robado de mí, corazón.

 

Y me confunde tanta emoción,

pues ya no sé si utilizo la razón,

ya no comprendo si te regalé,

o si te han arrebatado de mí sin compasión.

Anuncios